Jornada de convivencia en Cruz Roja Juventud

  • 16 de enero de 2021
  • 0
  • 133 Visitas
Presentación de los relatos en Cruz Roja Juventud

Dentro de las actividades de difusión de los relatos del libro «Yo soy tú: cuantos para reconocernos» ha tenido lugar hoy 16 de enero de 2021 una jornada de convivencia en la sede Telde de Cruz Roja Juventud.

La jornada se inició con una convivencia en la que se compartió un almuerzo (respetando las medidas de seguridad impuestas por la pandemia). Posteriormente, el programa se desarrolló con una gran participación por parte de los voluntarios, quienes aseguraron haber tomado una mayor conciencia sobre los temas de los relatos. El ejercicio en el que pedimos a los voluntarios que escribieran una frase antes y otra después de la lectura del relato fue muy revelador. En este sentido, antes del relato, las impresiones que tenían sobre los distintos grupos eran las siguientes:

  • Inmigrantes: “son personas con los mismos derechos”.
  • Asperger: “no tenían ningún conocimiento acerca de este grupo”.
  • Medio ambiente: “la importancia de reciclar”.
  • Jóvenes en riesgo de exclusión social: “tienen derecho a estudiar”.

Tras la lectura de los relatos, compartieron que, gracias a éstos, pudieron “saber acerca de la vida de una persona que no habían conocido antes”. En este sentido, su visión se amplió o modificó de la siguiente manera (se citan algunas de las frases más significativas):

  • Inmigrantes: “Sienten una gran tristeza al dejar su hogar pero también es una oportunidad de alcanzar su sueño”. “Dicen que vienen a robarnos el trabajo pero hacen el trabajo que nadie quiere hacer”. “Son un nuevo párrafo en una hoja nueva y con una nueva letra”. “Todos hemos sido migrantes”.
  • Asperger: “no sabía lo que era un Asperger y me ha sorprendido que puedan hacer una carrera y llevar una vida normal”, “tienen dificultad por no entender y que no les entiendan”, “son personas que, aunque están muy cerca, están muy lejos y hay que ser conscientes”, “los problemas, aunque no se quieran ver, no quiere decir que vayan a desaparecer”, “¿en qué momento el ser diferente se convierte en algo malo?”.
  • Jóvenes en riesgo de exclusión social: “todos deberíamos sentirnos integrados y ser parte de un grupo”, “su situación ya es bastante peliaguda para que tengan que, además, luchar con la sociedad”.
  • Medio ambiente: “me he dado cuenta de lo importante que es reforestar y limpiar la pinocha para que no haya incendios”.

Como vemos, este grupo de jóvenes voluntarios ya tenía cierta concienciación social debido a su labor y a la formación recibida como parte de Cruz Roja. Aun así, dentro del grupo de personas más “concienciadas” o con menos prejuicios, también hay un alto grado de desconocimiento y una serie de tópicos que, no por ser positivos, ayudan a transformar el status quo, por ejemplo, el hecho de que vean a los inmigrantes como personas con los mismos derechos es muy diferente a haber podido “sentir su tristeza” gracias a la lectura del relato, lo que les acerca con más empatía a su problemática. Lo mismo ocurre con los jóvenes en riesgo de exclusión social, de quienes conocen sus derechos pero no su realidad, que el relato consigue acercar. Con el medio ambiente resulta llamativo cómo todo el mundo asocia el cuidado de la naturaleza con el reciclaje, pero más allá de ello no hay ideas para contribuir a su preservación, por lo que el relato que habla de la reforestación abre una nueva vía de colaboración con el medio. En cuanto a las personas con Asperger, su realidad es tan desconocida que el solo hecho de presentar de forma no tipificada a unos chicos con estas características contribuye a construir, desde la base, una imagen rica y constructiva de su personalidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.